El visitante

El chico miró la fuente. Estaba, como siempre, llena de agua. De hecho nunca dejó de estarlo durante los últimos veinticinco años. Estaba tan hipnotizado con el baile del agua que no se dio cuenta cuando ella apareció a sus espaldas hasta que le dio un abrazo por la cintura. Él se sobresaltó pero enseguida Continue Reading