Se fue aquella niña de pelo largo y jersey gris. Una vez la vi sentada en mi coche, a mi lado, sonriendo y planeando el siguiente fin de semana con una sonrisa en la cara. Los dos seguimos ahí, pero lo único que sigue igual que entonces es el mismo coche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.