Poco

El niño cogió la piedra del suelo. En medio del descampado, si nada ni nadie a la vista, aquello le pareció lo más entretenido que había. Y con aquella piedra jugó toda la tarde hasta que el sueño, o quizás el hambre, le vencieron y volvió a su casa vacía. A veces lo más pequeño Seguir leyendo

El prisionero

Como cada mañana, el prisionero despertó asustado, blasfemando por la incapacidad de dormir más aunque siguiera teniendo sueño. Se levantó y paseó por su pequeña celda. Apenas unos metros a cada lado y un poco más alta que él. Llevaba tanto tiempo encerrado en esa celda que apenas tenía recuerdos fuera de ella. Sabe que Seguir leyendo