El niño estaba solo, jugando con sus pensamientos. Y con ellos, sin necesidad de nada más, fue capaz de llorar. Como lo echo de menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.