¡Rayos y truenos! ¡Malditos seres no corpóreos que se meten por mis oídos y acampan a sus anchas dentro de mi cabeza! ¡Huid! ¡Escapad infernales roedores! ¡Salid de mi cabeza, de mis manos, de mis pies, de mi pecho! Idos lejos de mi, allá donde vuestras sucias almas negras no succionen la luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.