Desde hace muchos años, en un pueblo lejano y aislado, lleno de estrechas callejuelas, un misterioso hombre recorría las calles todas las noches. Nadie le conocía ni era visto durante el día. Los vecinos apenas se atrevían a observarlo tras las cortinas de sus ventanas.

Todas las noches, lloviese o helase, el hombre recorría todas las calles del pueblo y levantaba una a una todas las tapas de las alcantarillas. Nadie sabía porqué lo hacía. Nadie se atrevía a salir a la calle y preguntarle. Simplemente levantaba las tapas, observaba su interior y las volvía a cerrar. Con el paso de los años oscuras leyendas empezaron a circular sobre aquel misterioso hombre.

Fue una noche oscura de septiembre cuando algo anormal ocurrió. El hombre levantó una alcantarilla y, al observar el interior, no la volvió a cerrar como hacía habitualmente. En su lugar, se quedó observando el interior y metió su cabeza y medio cuerpo en el interior. Esto llamó la atención a los vecinos de las casas cercanas que empezaron a observarle desde sus ventanas.

Después de meter el brazo y su cabeza en el interior de la alcantarilla siguió metiendo el resto de su cuerpo hasta apenas dejar fuera los pies. Al cabo de un rato volvió a salir muy lentamente. Pero al final de su brazo derecho los vecinos pudieron ver que había otra mano. Y tras esa mano le siguió un brazo pegado a un cuerpo. Así hasta que finalmente aquel misterioso hombre saco a otra persona del interior de la alcantarilla. Era un hombre mucho más joven que él. Lleno de oscuridad y tristeza. ¿Cuánto tiempo llevaría ese hombre en la oscuridad bajo una calle por la que cada día los niños juegan y la gente hace su vida feliz? Los vecinos que observaban se asustaron y cerraron rápidamente sus ventanas.

Durante el día siguiente la voz se corrió por todo el pueblo y al llegar la noche la expectación era mayor que nunca sobre qué pasaría ahora por las calles.

Y fue así como, de madrugada, una sombra oscura empezó a asomar por las calles. Pero no era el viejo hombre de siempre, si no el joven rescatado. Era él quien ahora se encargaba de levantar todas las alcantarillas y observar el interior. El viejo hombre nunca más volvió a aparecer.

Aún ahora, muchos años después, el hombre sigue pasando todas las noches. Los más viejos del pueblo ya no están y los jóvenes le observan con miedo desde sus ventanas, sin saber con qué intenciones aquel hombre mira bajo las alcantarillas todas las noches.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.