Vivir con el alma muerta.

El hombre, frío y pálido como la muerte nos deja, mantenía los ojos cerrados sobre la camilla con decenas de cuchillos clavados por todo el cuerpo. El forense se acercó, activó la grabadora y fue extrayendo uno a uno todos los cuchillos. ─El primer cuchillo dice «Ese es tu problema, resuélvelo.» ─Lo extrajo y lo Continue Reading