─ Te echo tanto de menos.
─ Mañana nos veremos.
─ Está bien. Mañana.

Apagaron sus móviles y se acostaron, incapaces de dormir, con su teléfono móvil a su lado, apoyado en la almohada, como una forma de estar más cerca del otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.