Estar con ella

Ella tiene unos ojos dulces que hablan por sí solos. Posée una mirada que te encierra en una nube de hielo y con su voz es capaz de dormirte sobre una nube de algodón. Sus manos son suaves, hechas para hacerte sentir el viento entrelazando sus dedos con tu pelo.

La vida a su lado es un interminable viaje en coche por una carretera infinita. Un viaje donde el paisaje va cambiando como las emociones. Una selva, un desierto, una ciudad o sobre el hielo. Estar a su lado es saltar en el tiempo de un momento feliz a otro.

Compartir en las redes sociales

2 Thoughts.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *