Una petición de mano

Carolina no era de esas mujeres que tenían miedo. No se amilanaba antes de su primer día de trabajo ni cuando tenía que discutir con alguien ante un accidente de tráfico. Sin embargo, cuando su novio de toda la vida agachó una rodilla y le enseñó un anillo pidiéndole matrimonio, su cuerpo se quedó inmóvil. Continue Reading

En el desierto

Después de horas y horas por fin su cuerpo descansaba encima de la cama. Él la observaba tan cerca que le movía el pelo con el aire de su respiración. Ella permanecía, por fin, con el cuerpo inmóvil. Inconsciente de la realidad que la rodeada. Compartir en las redes sociales

Y nunca más

Decidí irme de casa. No fue algo demasiado premeditado. Simplemente, después de desayunar, metí un par de prendas en una mochila y me fui por la puerta dejando las llaves dentro. No tenía pensado volver y, ahora, tampoco tenía forma de volver a entrar. Empecé a caminar sin un rumbo fijo. El principio fue lo Continue Reading