La persecución

Caminó con los ojos abiertos, aunque daría igual que los tuviese cerrados ya que la oscuridad era absoluta. No era que sus ojos no se acostumbrasen a la falta de luz, es que la total ausencia de algo que pudiese emitir un solo reflejo hacía inútil la vista.Dicen que la ausencia de un sentido potencia Continue Reading