La oscuridad era total. Sin embargo lograron encontrarse a la primera. Sus dedos se entrelazaron para formar una sola mano. Caliente, cercana. Desde ahí no le fue difícil llegar a tocar su cara. – Aquí estás. – Le dijo. – Nunca me fui. Se dieron un beso de los que dicen te quiero. Era increíble Continue Reading