El oscuro espacio iluminado por pequeñas bombillas y en el medio oscuridad. Una oscuridad que absorve lentamente el resto del Universo y de vez en cuando una explosión silenciosa alumbra durante unos segundos para volver a dar paso a la oscuridad. 
Xoán miraba el espectáculo desde la ventana de su nave. Allí estaba con su familia; todos abrazados. Habían dejado de sentir miedo y aceptaban resignados su destino. 

– Adiós cariño, gracias por todo. He sido muy feliz.

Y así su nave fue la última en entrar en aquel agujero negro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.