Aprendiendo a olvidarte

Ya hace más de una semana y aun no sé porqué volví a hablarte. Había pasado tiempo, tanto tiempo, en el que no pude olvidarte que necesitaba saber si tu lo habías hecho conmigo. Ahora caigo, fue por eso. Y solo en el momento en que me confesaste que habías rehecho tu vida pude aprender a olvidarte. Y aunque nunca lo consiga del todo lo seguiré intentando.

Compartir en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *