– ¿Por qué te escondías de mí?
– Porque volví a soñar contigo. Éramos felices.
– ¿Y ahora ya no lo somos?
– Nunca lo hemos sido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.