El cumpleaños

En la mesa, la cena ya había terminado. Botellas vacías, restos de tarta y migas de pan compartían escenario en una obra de teatro ya terminada. Las mujeres se habían levantado para ir a una habitación para hablar sobre ropa, vestidos, bodas… Ahora en la cocina ya solo quedaban ellos, los cinco chicos y el abuelo, el del cumpleaños.

Ahora se le veía feliz, todos veíamos en su rostro las innumerables arrugas de una vida de tanta alegría como trabajo. A él lo que más le gustaba era hablar y contar sus historias de joven, y hoy todos le escuchábamos con interés, aunque no entendiéramos lo que nos estaba contando.

Mientras el abuelo contaba sus historias, Xoan miraba como todos escuchaban con atención y sonreían cuando él también lo hacía. Al abuelo se le veía emocionado por tener una ocasión en la que poder hablar con la gente que quería.

Y es que a lo largo de un año hay muchas fechas señaladas, pero hay pocas tan emotivas como el cumpleaños de un abuelo.

Compartir en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *