Había demasiado ruido en el bar y él no se sentía cómodo. En la mesa solo había cuatro personas. Ellos estaban enfrente y ella a su lado. Hablaban, pero ya no seguía la conversación. No le interesaba, sólo quería marcharse y esconderse debajo de las sábanas de su cama, donde no tenía que escuchar las Continue Reading

– ¿Quedamos para ir a correr?– Vale.– Llévate el MP3.– No tengo.– ¿Y eso?– No me gustan.– ¿Y qué haces mientras corres?– Voy pensando en mis cosas. Compartir en las redes sociales