– Hoy soñé contigo.
– ¿Ah sí? ¿Y qué soñaste?
– Soñé que te echaba de menos.
– ¿Y por qué me lo cuentas?
– Porque me desperté y el sueño continuaba.

3 thoughts on “”

  1. Hola delighted scribbler, gracias por tu comentario.Sí es verdad que esa sensación de echar de menos a alguien es quizás un de las peores que podamos tener, agravada además porque la vivimos todos los días. Y es muy difícil de compensarla.Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.