La secretaria del señor Custom no apartaba su mirada del monitor del ordenador. La sala no era muy grande y realmente me encontraba incómodo de hacer cualquier ruido puesto que el eco rebotaba por toda la habitación y sonaba como un gran estruendo. Pasé casi una hora esperando hasta que la secretaria me dio permiso Continue Reading