La puerta de la entrada golpeaba la pared al cerrarse de tal manera que hacía retumbar todos los cristales de la pared. Y esta vez no fue distinto. A las personas del interior del bar ya no parecía importarles ni interesarles el pequeño terremoto vertical. Ella vio traicionada su discreción por la maldita puerta, y Continue Reading