Una mañana que no tienes que madrugar. Entrar en la cocina y ver tu desayuno hecho. Mirar por la ventana un día soleado. Una carta en el buzón de alguien que se acuerda de ti. Tu programa favorito en la televisión. Un capricho. Una canción que te hace recordar. Un olor que no conocías desde Continue Reading