– No, tengo que irme ya, me están esperando abajo.– ¡Ah! Te están esperando. Bueno, pensé que te quedarías a tomar algo. Ella hizo como que no escuchó nada. Volvieron a la entrada y se despidieron en la puerta. – Bueno, ya hablaremos. Te llamaré, bueno, hablamos, más adelante.Ella se dio cuenta de que no Continue Reading