Sonrie

Dicen que no hay nadie imprescindible.Recuerdo hace años, cuando era un niño, que jugaba al fútbol con mis amigos en un patio que había delante de mi casa. Lo recuerdo, pero la verdad es que prefiero olvidarlo. Yo no era un líder, si no más bien era uno más de la manada. Bueno, uno más Continue Reading

Un pequeño Dios

Xoan estaba detenido en el borde de la acera, en posición de estar listo para cruzar en cualquier momento. Miraba fijamente al semáforo, desafiándole con la mirada. – ¿No cruzas?– ¿Por qué tengo que cruzar? -Respondió Xoan.– Porque el semáforo está verde para peatones, y rojo para vehículos. Es ahora cuando tienes que cruzar.– Pero Continue Reading

El cumpleaños

En la mesa, la cena ya había terminado. Botellas vacías, restos de tarta y migas de pan compartían escenario en una obra de teatro ya terminada. Las mujeres se habían levantado para ir a una habitación para hablar sobre ropa, vestidos, bodas… Ahora en la cocina ya solo quedaban ellos, los cinco chicos y el Continue Reading

En la distancia

– Estoy mala, estoy enferma, y no estás aquí para curarme y darme mimos.– Es que no sé lo que quieres. ¿Cómo pretendes que esté ahí? Sabes que me gustaría y lamento mucho no estar ahora a tu lado. Pero no puedo ir hasta ahí; aun saliendo ahora, para cuando llegue ya estarías sana otra Continue Reading

El pasillo de la soledad

El pasillo era muy largo. Demasiado. El suelo era de color azul y las paredes blancas con algunas manchas amarillas. El techo no lo veía muy bien, pero parecía también blanco. Empezó a caminar más bien despacio, mientras se adentraba por el pasillo intentando buscar por las paredes alguna puerta por la que salir, o Continue Reading

Su teléfono movil empezó a sonar. Lo cogió mientras aun gritaba y leyó lo que le acababa de llegar:“Te mando este mensaje para pedirte dos favores:El primero es que vuelvas conmigo.El segundo es que olvides este mensaje.” Compartir en las redes sociales

Había demasiado ruido en el bar y él no se sentía cómodo. En la mesa solo había cuatro personas. Ellos estaban enfrente y ella a su lado. Hablaban, pero ya no seguía la conversación. No le interesaba, sólo quería marcharse y esconderse debajo de las sábanas de su cama, donde no tenía que escuchar las Continue Reading

– ¿Quedamos para ir a correr?– Vale.– Llévate el MP3.– No tengo.– ¿Y eso?– No me gustan.– ¿Y qué haces mientras corres?– Voy pensando en mis cosas. Compartir en las redes sociales