Me giré hacia atrás, y tu estabas mirándome. No sé quien eres, ni de dónde has salido. Lo que sé es que nunca volveré a verte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.