Lo último que recuerdo era uno de esos programas nocturnos de la televisión, en donde los tertulianos luchan por ver quién grita más alto. Fue entonces cuando el sueño me secuestró.

Había intentado quedarme hasta tarde despierto esperando a mi mujer, que tuvo cena con sus amigas, y quería verla entrar en la habitación. Me gusta cuando va maquillada, vestida de noche… y abrazarme a ella para oler la mezcla de su perfume con el tabaco.

Me despertó la puerta de la entrada abriéndose. Por fín, había llegado. El temor de que le pasara algo por la noche ya había pasado. Menuda tontería, sabía cuidarse. Escuché cómo dejaba las llaves en la mesa de la entrada, como hacía siempre. Seguí su recorrido escuchando sus ruidos. Abrió la nevera y cogió algo.. no acerté a adivinar qué era. Después se fue al servicio.
– Buenas noches, cariño. ¿Lo has pasado bien? Yo aun estoy despierto….- Le grité desde cama, intentando no poner voz de dormido.

Su única respuesta fue la cisterna del WC. Le escuché salir del baño, y encender la luz de la entrada, donde se paró. Se estará mirando al espejo pensé. Después cogió sus llaves, abrió la puerta y se fue dando un portazo.

¿Qué ha pasado? ¿Por qué se ha ido? ¿Por qué no me respondió? ¿Está enfadada conmigo? Me levanté asustado de cama y salí al pasillo, desde donde pude ver que la luz de la entrada seguía encendida.
Allí, en el recibidor, había pegada en el espejo una nota que decía:

“Tu mujer es encantadora, nos quedaremos con ella una temporada. Te he cogido una cerveza de la nevera, te la debo. Si hablas con alguien de esto, la matamos.”

Y al lado, nuestra foto. La que ella siempre guardaba en su cartera.

i{content: normal !important}

Compartir en las redes sociales

2 Thoughts.

  1. La monotonía puede engañarnos y los mismos ruidos de siempre pueden producirlos diferentes personas (o cosas) ¿Estás seguro de lo que ves o sólo te está engañando la seguridad de la monotonía?

    La solución se presenta antes del problema. Sólo tenías que haberte levantado de cama.

  2. Me he perdido.
    Será el cansancio(me refiero al mío).
    No sé donde empieza ni dónde acaba el sueño.Si es que acaba…
    Mañana,con más lucidez y menos agotamiento, lo leeré de nuevo.
    Atentamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *