La habitación era completamente blanca. Las paredes, desnudas, emitían su propia luz que evitaba la presencia de cualquier lámpara. No había tampoco ninguna ventana. Sólo dos puertas. Por la que había entrado, y por la que tendría que salir.

Una de ellas se abrió, y apareció una señora mayor, de baja estatura. Llevaba una falda y una chaqueta y tenía los ojos cubiertos por unas gafas.

– Ya puede usted pasar.

Xoan se levantó y s¡guió a la señora hasta una nueva sala. Era mucho más grande que la anterior y al fondo había una mesa delante de cinco personas sentadas en sillas que no se llegaban a ver.

– Por favor, siéntese.- Le dijo la mujer mayor.

Xoan divisó una pequeña silla a unos diez metros delante de la mesa. Se acercó lentamente y se sentó en ella.

– Así que es usted el representante del Pueblo Loure.- Le preguntó el sentado en el extremo izquierdo de la mesa, con una voz ronca y profunda.
– Sí, señor.
– Dígame, ¿por qué deberíamos votarles como ciudadanos para los próximos cuatro años?- Ni tan siquiera levantó la mirada de su libreta.
– Nuestro Pueblo está capacitado para sacar el máximo rendimiento de esta ciudad. Todos nuestros ciudadanos están entrenados y capacitados para mejorar la economía. Además, nuestra media de edad es inferior a la media de los demás pueblos. Podemos prometer que…

La entrevista se prolongó durante dos horas más. Durante el viaje de vuelta a su Pueblo Loure, se sintió satisfecho. Cuando llegase, se encontraría con una gran fiesta de bienvenida y tendría que dar un discurso de esperanza a la población.

Dentro de un mes serían las elecciones donde los políticos elegirían a sus ciudadanos de los próximos cuatro años. Esta vez, la Ciudad había conseguido muy buenos resultados con su población actual, pero Xoan sabía que podía convencer a los políticos para que votasen al Pueblo Loure como próximos ciudadanos. Era hora del cambio, era su momento.

Compartir en las redes sociales

1 Thought.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *