La música está demasiado alta en este bar de las afueras de la ciudad. Las luces de un anuncio de neón de una cerveza son la única iluminación que llega hasta la barra. En ella, una joven desperdicia su futuro sirviendo whiskys a otros borrachos con la vida perdida como la mía.

En el fondo del chupito veo como se ahogan mis recuerdos… cuando la idea de envejecer y morir desaparecía en la lejanía. Pensé que nunca llegaría, y aquí está. Yo no cogí mi último tren. Cogí el siguiente. El Tren de los inmortales. El que te deja en la estación donde siempre es de noche y las máquinas de billetes sólo dan alcohol. Y aquí estoy rodeado de otros inmortales que se han quedado atrapados en sueños incumplidos, esperanzas, y una vida perdida.

Miro a mi derecha. Al fondo, en una de las mesas, dos ancianos se escupen mientras hablan (ya no son capaces de gritar) sobre porqué las mujeres son las culpables de su situación.

Cuando vuelvo la mirada al frente, la joven ya me ha servido otro chupito. La persigo con la mirada mientras intento sonreir de medio lado. Se gira buscando mi reacción y nuestras miradas se cruzan. Ella, tímida, sonrie y baja la vista. Yo también lo hago.

El chupito, que apenas me ha durado un trago, tenía bajo él una servilleta con un número de teléfono y una hora. Me guardé el secreto en el bolsillo de la chaqueta y aproveché el viaje para sacar un cigarro.

– Chica, deberías dejar de fumar.- Pensé para mí misma.

Cuando lo encendí, empezó a sonar mi canción.

Compartir en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *