Su primer día

Xoan despertó. Abrió los ojos, un poco. No podía abrirlos más porque había algo que le molestaba. ¿Luz? ¿Agua? No estaba seguro. ¿Dónde estaba? La oscuridad le impedía ver más allá de su propio cuerpo. Era un lugar pequeño, húmedo. Casi sentía como si estuviera flotando en medio de una piscina. Intentó gritar pero no Continue Reading