Una lágrima

Sientes esa sensación en la garganta, un pinchazo que te hace subir una sensación extraña por la garganta hasta la nariz. Tragas saliva para posponer lo inevitable, ya sabes que va a ocurrir. No quieres hablar porque precipitarías lo que no quieres. No puedes evitarlo por más tiempo. No te salen las palabras. No eres Seguir leyendo