Malditos

Por fin se iba a terminar el sufrimiento y las discusiones. Voy a dejar de discutir con vosotros y de daros problemas. Sis os quejais de mi existencia, no os preocupéis. Dejaré de existir. Se terminaron los problemas y las noches sin dormir.

Ni si quiera os voy a escribir una carta de despedida. No os la merecéis. Me habéis ganado. Durante años me habéis presionado para que fuera como vosotroso quereis que sea, y eso ha marcado mi destino hacia el suicidio. Malditos.

La horca ya está cercando mi cuello y la silla a punto de caerse. Sólo me balanceo un poco… y la silla se desplaza. Me ahogo. El oxígeno y la sangre se atoran y mi cuerpo se va quedando sin combustible. Es el fin. Viene la oscuridad y cierro los ojos. Me voy. Habéis ganado.

No. No os daré ese placer. Abro los ojos y me balanceo. Apoyo levemente mi pie sobre la mesa y el oxígeno y la sangre vuelven a pasar durante unos segundos antes que me vuelva a caer. El tirón es casi mortal. No me ganaréis. Me sigo balanceando hasta que me apoyo completamente en la mesa y me quito la cuerda del cuello. La noche es larga, y tengo mucho que demostrar.

Compartir en las redes sociales

1 Thought.

  1. Las noches oscuras lo son mucho más en las habitaciones pequeñas y vacías de personas y muebles. No debemos contar con que alguien nos va a empujar para sacarnos de la presión de una horca, si no que nosotros mismos tenemos que mover nuestro coraje para salir del pozo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *