Mamá

Mi madre está enferma y no encuentro su cura,
mi madre tiene miedo y no se quiere ir.
Acostada en su cama llora por sus hijos,
que verán como sufre por querer sobrevivir.

Mi madre me acaricia, me seca mis lágrimas,
me dice “hijo no llores” entre sus sollozos.
Pongo mi cara en su pecho, “mamá no te vayas”
sin tí estaremos solos.

Mi madre está enferma; mi padre no está en casa,
desesperado busca un médico valiente,
sin encontrarlo regresa y llora él también,
los ángeles se la llevan, ahora ya descansa.

Mi madre ya no está, estamos todos solos,
sin nadie que nos riña, que nos mime
ni nos seque las lágrimas,
nadie será como ella, nadie que nos cuide.

Compartir en las redes sociales

2 Thoughts.

  1. El amor a una madre no es comparable nada más que al amor a la felicidad. La ausencia (de una, de la otra, o de ambas) nos sumerge en una depresión de odio y coraje.Quizás, ver como nuestro origen desaparece es el primer paso en la transición de metamorfonearnos desde originados, a originantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *