Poco

El niño cogió la piedra del suelo. En medio del descampado, si nada ni nadie a la vista, aquello le pareció lo más entretenido que había. Y con aquella piedra jugó toda la tarde hasta que el sueño, o quizás el hambre, le vencieron y volvió a su casa vacía. A veces lo más pequeño Seguir leyendo

El prisionero

Como cada mañana, el prisionero despertó asustado, blasfemando por la incapacidad de dormir más aunque siguiera teniendo sueño. Se levantó y paseó por su pequeña celda. Apenas unos metros a cada lado y un poco más alta que él. Llevaba tanto tiempo encerrado en esa celda que apenas tenía recuerdos fuera de ella. Sabe que Seguir leyendo

El mar en calma

El mar está en calma. Como una sábana recién planchada flotando por el aire que entra por la ventana, antes de posarse sobre el colchón de la cama. Y, sin embargo, una guerra descomunal se germinaba en los fondos marinos. Una corriente germinada muy lentamente empezaba a dejar los primeros desórdenes en un, hasta ahora, Seguir leyendo

Los oscuros

¡Rayos y truenos! ¡Malditos seres no corpóreos que se meten por mis oídos y acampan a sus anchas dentro de mi cabeza! ¡Huid! ¡Escapad infernales roedores! ¡Salid de mi cabeza, de mis manos, de mis pies, de mi pecho! Idos lejos de mi, allá donde vuestras sucias almas negras no succionen la luz.

Salir de la oscuridad

Desde hace muchos años, en un pueblo lejano y aislado, lleno de estrechas callejuelas, un misterioso hombre recorría las calles todas las noches. Nadie le conocía ni era visto durante el día. Los vecinos apenas se atrevían a observarlo tras las cortinas de sus ventanas. Todas las noches, lloviese o helase, el hombre recorría todas Seguir leyendo