Aunque no era la primera vez que lo hacía en esta ocasión había algo que no le gustaba del todo. Simplemente algo no cuadraba. A su lado una persona desconocida mantenía los ojos cerrados. Entonces entró en pánico. El miedo le invadió desde el interior.

 Se levantó de cama, se vistió y se marchó a su casa.

Compartir en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *