La oscuridad era total. Sin embargo lograron encontrarse a la primera. Sus dedos se entrelazaron para formar una sola mano. Caliente, cercana. Desde ahí no le fue difícil llegar a tocar su cara.
– Aquí estás. – Le dijo.
– Nunca me fui.
Se dieron un beso de los que dicen te quiero. Era increíble estar con ella. La había echado tanto de menos.. 
– Señor Martinez, es su turno venga por aquí.
– María, espérame aquí. Volveré pronto.- Se puso en pie y acompañó a la enfermera.
– Tenga ciudado, aquí hay un escalón. Muy bien.. agárreme bien el brazo. Ahora vamos a ir recto y enseguida giramos por aquí a la derecha… Muy bien. Tranquilo, yo le aviso si hay algo para que no tropiece.

María nunca supo a donde había ido con aquella enfermera. La verdad es que nunca más lo volvió a ver. O quizás si pero simplemente estaba demasiado mayor como para acordarse de su cara.
Compartir en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *