El vecino de enfrente

Mientras los niños jugaban en el patio, ella observaba desde la ventana a un vecino del edificio de enfrente. Él hacía la cama, acomodando las sábanas con cuidado y poniendo su pijama bajo la almohada. Le parecía un chico atractivo, alto, fuerte… Fue cuando él se acercó a la ventana para abrirla cuando levantó la vista y sus miradas chocaron. Ella se sobresaltó con un susto, como un niño pequeño cuando le pillan haciendo una travesura. Pero mantuvo la mirada y sonrieron a la vez.
Detrás del chico se abrió una puerta. Entró una mujer y le sorprendió mirándola por la ventana. En cinco segundos apenas le dio tiempo a ver como la mujer le daba una bofetada al chico y bajaba rápidamente la persiana. Ella se quedó sorprendida sin saber qué hacer. En el patio los niños ya habían dejado de jugar.

Compartir en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *