La despedida

El oscuro espacio iluminado por pequeñas bombillas y en el medio oscuridad. Una oscuridad que absorve lentamente el resto del Universo y de vez en cuando una explosión silenciosa alumbra durante unos segundos para volver a dar paso a la oscuridad. 
Xoán miraba el espectáculo desde la ventana de su nave. Allí estaba con su familia; todos abrazados. Habían dejado de sentir miedo y aceptaban resignados su destino. 

– Adiós cariño, gracias por todo. He sido muy feliz.

Y así su nave fue la última en entrar en aquel agujero negro.

Compartir en las redes sociales

Soñando con ella

Durante años vivió con la misma obsesión. Cada noche pensaba en ella al acostarse para verla en sus sueños y poder vivir en su compañía lo que no podía hacer en la realidad. Así estuvo durante años hasta que una noche, por fin, logró verla. Soñó con ella paseando por un jardín lleno de flores y árboles y navegando en góndola por un lago infinito.
Pasó las noches siendo feliz en sus citas con ella. Hacía planes durante el día para llevarla a maravillosos lugares por las noches. Y fue pasando el tiempo y cada día hacía la noche más larga y y el día más corto. Llegó el momento en que dejó de vivir y ya solo dormía.

Por fin volvían a estar juntos los dos, otra vez, ahora para siempre.

Compartir en las redes sociales