Cuando esa historia se cerró

Y fue después de mucho buscarla cuando por fin la encontró. Aunque el tiempo se detuvo y le parecieron días, la verdad es que solo estuvieron hablando unos minutos. Suficientes para recordar que aquello sucedió de verdad y no había sido un sueño. Habló con ella, por fin, pero de lo que recordaba ya no quedaba nada. Se dio cuenta de que su cabeza estaba llena de nostalgía inexplicable y que aunque él no la olvidaba, ella ya no era la misma. 
Necesitaba hablarle para cerrar sus pensamientos, y lo hizo; pero no por lo que él le contó, si no por lo que ella no le dijo.
Compartir en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *