Un amor para siempre

El chico descansaba sobre la arena mientras observaba como el Sol se escondía detrás del mar. Pensaba en ella. Pensaba en cuando se conocieron y sus primeras miradas. Desde el primer día en que la vio se dio cuenta de que era la mujer de su vida. 

Se conocieron hace unos años. Ella era una persona frágil y él fuerte y con necesidad de proteger. Tanto tiempo buscándola y por fin la tenía ante sus ojos. Más tarde, con el tiempo, llegaron los altibajos. A veces no era capaz de darle lo que necesitaba pero aun así, y pese a rechazos y muchos lloros, seguía a su lado y nunca la abandonaría.

Cuando el Sol desapareció por completo se puso en pie y se volvió a su coche. Antes de arrancar abrió la cartera y miró la foto de su hija. Siempre sería su pequeña.
Compartir en las redes sociales