Verdad o mentira

Un día le dije que no podía volver a verla. Entonces desapareció para siempre. No volví a leer ninguna de sus cartas. Ni ninguna de sus publicaciones. Tampoco me la encontré nunca más por la calle. Ni he visto un sms suyo. A veces prefiero pensar que realmente nunca existió y solo fue una imaginación que tuve. Creo que es mejor así que pensar que realmente hubo un día en que le dije que no podía volver a verla.

Compartir en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *