El miedo de lo desconocido

– No tengas miedo. No te va a doler.


Él intentaba creérselo pero tenía miedo, mucho miedo. Aunque llevaba meses preparándose consultando en internet, mirando foros, hablando con la familia y amigos… No podía dejar de sentir miedo. Posiblemente sería algo rápido, indoloro… Pero no podía imaginarse cómo sería su vida después. Cómo cambiaría su forma de ver el mundo, el valor que le da a las cosas.


Quería hacerlo rápido, que todo saliera bien, y volver pronto a la normalidad. A jugar con sus amigos al fútbol en el patio, comprarse el último videojuego, ver el televisor después de merendar…


Llegó el momento. Se relajó, cerró los ojos y se dejó llevar.


-¡Au! ¡Me has mordido! – Ella se llevó la mano a la boca para comprobar si estaba sangrando. No lo hacía.
– Perdona… Era mi primer beso.


Se marchó corriendo y se juró no volver a intentarlo.

Compartir en las redes sociales