Ansiedad

– Tengo ansiedad, no sé qué me pasa.

Xoán lo pensó para él. O lo dijo en alto, no lo sabía muy bien. Hace tiempo que se dio cuenta de que al vivir en soledad dejas de apreciar cuándo estás hablando solo, o cuando lo estás pensando.
Abrió la ventana de su habitación y dejó pasar el aire. Un poco de fresco. Era ya de noche y él adoraba la oscuridad y la magia que tenía. Pero seguía con ansiedad y no sabía porqué era.

– Otra vez la maldita ansiedad.

Carmen se lo dijo a si misma en voz alta. Pero no tan alta como para que sus padres la escuchasen desde el salón. Ella estaba en su habitación, navegando entre sus libros viejos y las fotos de recuerdos. Y tenía ansiedad, y no se había dado cuenta desde cuando.
Encendió su ordenador y se conectó a internet. Allí logró contactar con un amigo que conocía desde hace algunos años. La verdad es que se conectó sólo para poder hablar con él. Entonces se lo dijo.
– No sé qué me pasa, tengo ansiedad. ¿Qué puedo tomarme? – Carmen se lo preguntó, porque sabía que él siempre tenía solución para esas cosas.
– ¿Tu también? Yo estoy igual, pensé que era el único. He puesto música a ver si me relajaba, pero no hay forma
– Pues si que estamos bien. Debe ser la noche.
– Será.
– Me iré a dormir, buenas noches Xoán.
– Buenas noches Carmen.

Despúes de hablar los dos se sintieron mejor, y se olvidaron de su ansiedad. Sabían porqué la tenían, pero no querían reconocer que mientras no estuvieran juntos otra vez, tendrían que convivir con ello.

Compartir en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *