La puerta de la entrada golpeaba la pared al cerrarse de tal manera que hacía retumbar todos los cristales de la pared. Y esta vez no fue distinto. A las personas del interior del bar ya no parecía importarles ni interesarles el pequeño terremoto vertical. Ella vio traicionada su discreción por la maldita puerta, y decidió esconderse entre el humo de tabaco.
En algún lugar de la barra lo encontró a él. No le sorprendió porque no fue ninguna casualidad, ya sabía que iba a estar ahí. Al igual que el hecho de que justo a su lado hubiese un asiento libre, que pasó a ocupar.

– Buenas noches caballero.

Él terminó su sorbo a la botella de cerveza mientras la observaba por el rabillo del ojo. Después, respondió:

– Hola.
– ¿Estás acompañado esta noche? – Ella observó su chaqueta de cuero marrón, para después clavarle la mirada en sus ojos.
– No, esta noche no.
– ¿Soltero?
– Viudo. – Él la miró por primera vez. Ella retrasó un poco su posición.
– ¿Tan joven y ya viudo?
– Mi alma se suicidó hace dos años.

Al fondo del bar un grupo de borrachos gritaba y se reía alrededor de una mesa llena de botellas. Algunos motoristas, gente anónima, jugadores de billar y fumadores se repartían el espacio restante. La música luchaba por dejarse escuchar entre los huecos de las palabras celebrando, absurdamente, que dos personas tenían algo de qué hablar.

Compartir en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *